Nada causa tanto revuelo en el Colegio como el honor de recibir la visita de sus Majestades Reales. Pese a las vicisitudes y contratiempos su magia permite cada año que saquen algo de tiempo para compartir con nuestros alumnos más pequeños.

Hay risas, temblores, bocas abiertas, miradas ansiosas; pero sobre todo, hay mucha, mucha ilusión. Desde aquí queremos dar las gracias a esos Reyes que cada año hacen hasta lo imposible por visitar a nuestros niños en sus hogares.

No dejéis de ver todas la imágenes de la Galería.